lunes, 28 de marzo de 2016

House Ball. Una rareza mecánica



Saludos, nostálgicos del arcade. Estaba mirando fotos que conservo de salones desaparecidos hace ya más de una década, y me he cruzado con una peculiar máquina de habilidad que pasó bastante desapercibida pero cuyo recuerdo quiero compartir con vosotros ya que me tuvo enganchado durante algún tiempo, y junto con varios de los parroquianos del lugar tuvimos un cierto pique. El nombre del juego es House Ball y os invito a que sigáis leyendo para conocer este juego al que es inevitable no repetir una vez que lo pruebas o ves jugar a alguien.



Como ya he dicho, el juego se llama House Ball pero no tengo muy claro si la compañía que lo fabricaba se llamaba Master. Como bien podemos ver en la única foto que tengo de la máquina, tanto en la marquesina como en el panel de mandos aparece la palabra MASTER en pequeñito pero no queda claro si es parte del nombre del juego. Tampoco se ve por ningún lado ninguna marca comercial del fabricante tipo Bifuca, Presas, Tecnausa... así que dejaremos en el aire este posible dato.
House Ball lo conocí en el Salón Dundilandia del que ya hablé hace tiempo, y allí estuvimos algunas semanas picados los parroquianos del lugar a ver quién lograba la mayor puntuación. Era un juego al que jugábamos partidas esporádicamente pero que una vez logramos alcanzar el hoyo más difícil el interés por volver a jugar empezaba a decaer. Con el tiempo terminaron por quitar la máquina de ahí. Algunos años más tarde me reencontré con la misma máquina en el Salón Dum Dum de Elche perteneciente a la misma empresa, con lo cual deduzco que se trataría del mismo ejemplar.

House Ball en el salón Dum-Dum (Elche)
Como bien se puede ver, la temática de la máquina es el juego del golf. En la foto siguiente (siento la mala calidad) vemos que en los laterales está dibujado un bolso con palos de golf y la palabra "expendedora". Esta máquina no llevaba documentación de ningún tipo, al igual que no la llevaban futbolines, billares ni los minipinballs infantiles en los que por una moneda juegas con una bola en un cutre-tablero y al acabar te daba un chicle o una pelota saltarina.
El caso es que sí hay un hueco de salida de premios junto al monedero, aunque nunca vimos caer nada por ahí. Si esta máquina se fabricase actualmente sería una de esas que al finalizar la partida sueltan unos cuantos tickets para cambiarlos por premios.

"Expendedora". Lateral de House Ball
No he logrado encontrar ninguna información en internet acerca de esta máquina, pero sí acerca de las que parecen ser sus predecesoras, dos máquinas americanas extremadamente parecidas a House Ball, y entre ambas la única diferencia existente es la temática de la decoración. Una de ellas se llama Ice Cold Beer y representa el interior de una gran jarra de cerveza en la que los agujeros serían las burbujas. La otra se llama Zeke's Peak y cambia la decoración cervecera por una temática alpinista, idea también apropiada ya que el objetivo es hacer "escalar" la bola hacia lo más alto.
En el caso de nuestra House Ball tenemos una temática que aprovecha los agujeros convirtiéndolos en hoyos de golf en los que debemos introducir nuestra bolita. Sólo los que se enciendan, obviamente.

Ice Cold Beer y Zeke's Peak. Presumiblemente las predecesoras.
Respecto el manejo del juego, cualquier video lo explicará mejor que mis palabras, pero lo intentaré. Controlamos una barra metálica telescópica colocada en horizontal, sobre la que descansa una bola. Con ayuda de dos palancas controlamos la altura y el grado de inclinación de la barra, con el objetivo de hacer ascender la bola y al mismo tiempo de desplazarla a un lado y a otro para esquivar los agujeros que nos harían perder la bola. Cada vez que alcanzamos el objetivo se nos pide el siguiente, obviamente más difícil, y una vez completados todos el juego vuelve a empezar pero con menos tiempo, que se me olvidaba comentar que este juego es contrarreloj. Por otra parte, la puntuación final depende en buena parte del tiempo empleado en llegar a cada agujero. Y ya por último, queda hablar de las tres vidas con que comienza el juego y que perdemos al caer en algún agujero equivocado o al agotarse el tiempo.

Panel de mandos. Los botones son Start y Continuar

Ya sólo queda por hablar de los marcadores, agrupados en la esquina inferior izquierda del área de juego, y que nos muestran nuestra puntuación, el tiempo restante, las bolas que nos quedan, y los créditos. Ya por último en la parte de arriba está indicada la mayor puntuación del día, o del rato que lleve la máquina encendida. Y no, aquí no se introducen las iniciales, como bien habréis intuído.


Área de juego de House Ball

Y esto es todo respecto a House Ball, una máquina que recuerdo con cierto cariño y que dudo que vuelva a ver, aunque nunca se sabe. Si ha caído en Arcade Vintage la desconocida Ghost Town ¿por qué no soñar con ésta? Si alguna vez os topáis con una sabes que posiblemente no existan muchas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario