martes, 30 de diciembre de 2014

Historia de las Máquinas Arcade (II)

Continuamos hoy con la segunda parte de nuestro repaso por la historia de las máquinas arcade. En nuestra primera entrada conocimos lo que serían las bases sobre las que se fundamentan realmente las primeras arcade. Veremos ahora de qué manera los videojuegos pasan de ser elementos de investigación o demostración en ámbitos reducidos a convertirse en un fenómeno social conocido por todo el mundo.




Estamos en 1971 y dos sistemas se disputan el honor de ser la primera máquina arcade operada con monedas de la historia.

La primera de ellas, Galaxy Game, fue construida por la Universidad de Stanford y se instaló en Septiembre de 1971. El juego era una versión del Spacewar!, del que hablamos anteriormente, programada por Bill Pitts y Hugh Tuck. Sólo se construyó una unidad, aunque posteriormente se ampliaron sus capacidades para admitir hasta ocho terminales. 

Galaxy Game corría sobre un DEC PDP-11/20 con monitores vectoriales y costaba el equivalente a unos $115000 de hoy día. Galaxy Game fue muy popular en el campus de la Universidad durante años. Era posible jugar una partida por 10c ó 3 por 25c. Finalmente la máquina fue retirada en 1979, pero años después en 1997, fue restaurada y se encuentra ahora en el ‘Computer History Museum’ de Mountain View, California.



Solamente dos meses después de que Galaxy Game viera la luz, Computer Space es lanzada por la empresa Nutting Associates. Creada por Nolan Bushnell y Ted Dabney, que más tarde fundarían Atari, Computer Space es un juego en el que una nave debe evitar los disparos de dos platillos volantes que se mueven a la par. La dinámica del juego es similar a Asteroids.



Si te apetece probar como sería jugar a Computer Space, puedes bajar un emulador desde esta página

El hardware del juego está completamente diseñado pensando en el juego y no usa ningún  tipo de microprocesador o memoria RAM o ROM. El juego es una máquina de estados digital diseñada completamente con puertas lógicas TTL.

Diseñar un hardware específico para el juego en vez de usar carísimos ordenadores de propósito general de la época es lo que habilitó una reducción de precio drástica que hizo posible la fabricación en serie de las primeras máquinas arcade.


El juego no era particularmente fácil de manejar y además había unas limitaciones de tiempo que hacían que las partidas fueran generalmente cortas. Todo ello hizo que el juego no alcanzase la popularidad necesaria. Se fabricaron 1500 unidades, pero ni siquiera llegaron a venderse todas.


Llega Junio de 1972. Bushnell y Dabney fundan Atari, con la intención de producir más juegos, licenciando ideas de otras compañías. Atari contrata a Allan Alcorn, que tenía experiencia en electrónica y computadores, pero no en videojuegos. 


A modo de formación, le proponen crear un juego con dos palas, una bola y un marcador. Alcorn creó su propio diseño de la placa y le añadió una serie de características que hacían el juego más divertido: dividió las palas en ocho segmentos para variar el ángulo con el que la bola rebotaba dependiendo de la posición del mismo y aumentó la velocidad de la bola a medida que el tiempo que estaba en juego aumentaba. Además, haciendo uso del circuito de sincronismo, Alcorn añadió sonido en forma de sencillos bips de distinta frecuencia. Todo esto controlado con una sencilla rueda o paddle por cada jugador.

Placa original de Pong

El resultado fue tan bueno, que Bushnell y Dabney decidieron fabricar el juego, bautizándolo con el nombre de Pong. Puedes probar una versión en esta página o en esta otra

Instalaron un prototipo en agosto de 1972 en un bar cercano a Atari,  'Andy Cap's Tavern'. El juego fue un éxito desde el primer momento. A los pocos días recibieron una llamada del dueño del bar, porque la máquina se había averiado. Al comprobar cual era el problema, descubrieron que el cajón de monedas estaba lleno y había bloqueado el mecanismo del monedero.



El éxito de la prueba hizo que Atari cambiara de opinión con respecto a licenciar el juego y decidieron fabricarlo ellos mismos, para lo cual necesitaban financiación. Por entonces los videojuegos se percibían como una variante de los pinballs, que durante décadas se habían asociado a la mafia, por lo que la respuesta de los bancos fue negativa.

Finalmente una linea de crédito proporcionada por Wells Fargo permitió a Atari iniciar la fabricación en serie de Pong. Atari contrató a parados locales, se anexó el local contiguo para tener espacio para la planta de fabricación y comenzó la fabricación.



Inicialmente el ritmo de montaje era muy reducido (unas diez máquinas diarias) y muchas no lograban pasar los tests de calidad. Poco a poco se fueron subsanando los problemas y pronto la demanda se incrementó rápidamente. Fabricar cada unidad de Pong costaba alrededor de $300 o $400 y se vendían por $1200. Por otra parte otras máquinas operadas por monedas de la época podían recaudar $40 o $50 a la semana, mientras que Pong llegaba facilmente a los $200. Para 1974, Atari tenía pedidos para más de 8000 unidades.

Pero no todo fueron buenas noticias para Atari. Magnavox acusa a Atari de haber plagiado su juego Tennis de la Odyssey y se inicia un proceso de pleitos que acaba con un acuerdo por el que Atari pagaría $0.7 millones a Magnavox y además obtendría derechos por los siguientes productos que Atari lanzara.



Pong marca el inicio de los videojuegos como industria y se convierte realmente en la primera máquina arcade con una influencia real en la sociedad. Se inicia ahora una rápida y exitosa época en la que se suceden uno tras otro avances que mejoran las máquinas arcade cada vez más. Pero de ello hablaremos en nuestra próxima entrada de esta serie dedicada a la historia de las máquinas arcade.


No hay comentarios:

Publicar un comentario