miércoles, 9 de octubre de 2013

Asteroids


Todo aquel que tenga un mínimo de cultura videojueguil desde sus inicios, será capaz de relacionar la compañía Atari con el nacimiento de la era del videjuego, y junto con Atari, el juego Asteroids como uno de los históricos de la compañía, si no el que más. Pues bien, es el momento de hablar, en este caso escribir, sobre este gran clásico, inmortal entre los grandes, que fue de las primeras máquinas que empezaron a vaciar de monedas los bolsillos de quien osara probarlo.


MineStorm (Vectrex)

Para quien no haya visto personalmente un monitor vectorial en funcionamiento, es difícil explicar con palabras qué es lo que hace especial a este tipo de monitores, y tampoco es fácil representar su imagen en un monitor convencional, tanto si se trata de un CRT (ese grandote que tanto amamos los más veteranos) como si lo intentamos con uno plano. Pero por suerte tenemos la Vectrex, consola semi-portátil que venía a ser como una recreativa en miniatura con monitor vectorial incorporado y el juego Mine Storm incorporado, que es muy similar al Asteroids. Si tenéis ocasión de ver y probar esta joyita no dudéis en hacerlo.


Ya centrándonos en el juego en sí, poco hay que explicar sobre su funcionamiento: se trata de aguantar todo el tiempo que sea posible esquivando y destruyendo los asteroides que dan nombre al juego, y a los ovnis que constantemente aparecerán para ponernos las cosas más difíciles si cabe. Al impactar un asteroide grande, este se divide en dos medianos. A su vez, los asteroides medianos se convierten en dos asteroides pequeños al ser impactados, y ya finalmente los pequeños desaparecen cuando reciben un disparo.
Empieza la partida con cuatro asteroides grandes flotando en pantalla, y nuestra nave triangular en el centro. A partir de ahí todo es esquivar y disparar. Y nada más. Bueno, sí, los ovnis. En las primeras pantallas es el ovni grande el que sale con más frecuencia. Al ser de mayor tamaño son más fáciles de alcanzar, y además sus disparos son aleatorios, con lo que apenas dan problemas. Pero a medida que se superan pantallas ya solo se nos enfrentará el ovni pequeño, que es mucho más puñeterito, ya que tira a dar y por su tamaño no es tan fácil de derribar.
Y no hay más. A las pocas pantallas llega un momento en que la dificultad no puede aumentar porque la CPU no podía mover más asteroides a la vez. De todas formas, a pesar de que en ese momento las cosas se ponen realmente chungas he podido ver por mí mismo a un jugador que usando cierta estrategia era capaz de acumular vidas extras hasta el infinito, ya que cada 10.000 puntos se obtenía una. Y estoy hablando del año 1984 aproximadamente cuando veía esto con mis propios ojos.
Panel de mandos y cristal del Asteroids de Sonic
Un servidor eliminando asteroides ante la atenta mirada del hijo de su propietaro
Aquí en España Asteroids fue distribuido oficialmente por Segasa/Sonic, construyendo para la ocasión un mueble de idénticas medidas aunque con ligeras diferencias, siendo la más notable la desaparición del marco de cartón alrecedor del monitor, lo que fue compensado con una mayor decoración y presencia de textos serigrafiados en el cristal. Personalmente me gusta más la máquina hecha aquí, por ciertos pequeños detalles que la hacen estéticamente más atractiva, más completa.

Ya solo me queda por comentar así por encima la única secuela en recreativa, llamada Blasteroids, de la propia Atari, y que pasó con más pena que gloria; y las conversiones a ordenadores y consolas de todas las épocas. No ha habido formato jugable que no tuviera su conversión, remake, o versión hecha por aficionados. Desde el sencillo Sinclair Spectrum hasta las consolas de última generación, pasando por formatos como la gameboy (la de blanco y negro) y también en teléfonos móviles.
Todo sea con tal de limpiar la galaxia de estos peligrosos asteroides.

No hay comentarios:

Publicar un comentario