viernes, 6 de septiembre de 2013

¿Donkey Kong o Crazy Kong?


A cualquiera que le preguntemos por los primeros años de Nintendo en la historia de los videojuegos, y concretamente por la primera aparición de Mario, nos dirá sin dudar que fue en Donkey Kong.

 

Y es cierto, pero casi nadie sabe que en Europa Donkey Kong no llegó bajo ese nombre, sino que lo hizo llamándose Crazy Kong.
La historia tiene que ver con el desabastecimiento de máquinas por parte de Nintendo USA, que fue incapaz de producir y exportar máquinas para el extranjero durante algunos meses, dejando la puerta abierta a la distribución de versiones piratas por todo el viejo continente, e incluso en USA se vieron diferentes muebles de Crazy Kong.


Donkey Kong, Arcade Vintage
Juego Donkey Kong original

Por lo que a España respecta, que es nuestro mercado, si algún Donkey Kong original llegó sólo pudo ser importado directamente de USA o Japón, cosa que solo los salones más importantes se podían permitir. Así que por todas partes se veían Crazy Kongs metidos en muebles de Moon Cresta o Galaxian, que empezaban a perder popularidad. Incluso se modificaban dichas placas cambiandoles las eproms y modificando la circuitería para poder albergar el nuevo juego.
Pero todo esto tenía un precio, y era que tanto la visualmente como en el aspecto sonoro dejaba bastante que desear. Yo personalmente recuerdo jugar a diferentes Crazy Kongs, y todos ellos tenían paletas de colores "rotas" o sin sentido y sonidos feotes o estridentes, o simplemente faltaban algunos de ellos. Lo que sí llamaba la atención era que en casi todas esas placas Mario (en esas fechas no tenía nombre) emitía un grito algo así como "whaa!!" al saltar. También se perdió la música de fondo, los gráficos del gorila fueron redibujados, y en todas las fases las llamas tienen forma de llamas de fuego, y no del tipo "fantasma". Todas estas modificaciones tenían que ver con la tecnología inferior de la placa.


En el momento de su lanzamiento Donkey/Crazy Kong lo tenía todo para convertirse en un juego de éxito. La novedad más notable era que tenía cuatro escenarios diferentes en un mismo juego, en una época en la que los juegos solo tenían una fase que se repetía una y otra vez, con el único cambio en la dificultad y/o velocidad de la acción. También empezaba con una intro que recordaba a la película de King Kong, y un argumento épico en el que un pequeño héroe debe ascender y superar distintos peligros para rescatar a su chica.

www.arcadevintage.es


Las diferentes versiones:

Donkey Kong sólo tiene versiones oficiales Japan y USA. A Europa o "World" no llegó a distribuirse, probablemente porque su retraso provocó que este merrcado ya estuvo cubierto por multitud de Crazy Kongs debido a su popularidad y la incapacidad de Nintendo de cubrir el mercado. Recordemos que no se distribuían placas sin máquinas, y los "conversion kits" aún no eran una opción.
Solo una diferencia existe entre Donkey Kong Japan y la USA, y es el orden de las pantallas. Mientras en Japón el orden es siempre 1-2-3-4 y vuelta a empezar, en USA se optó por una serie de rondas, cada una con un orden distinto, y es el siguiente:
1ª Ronda: 1-4
2ª ronda: 1-3-4
3ª ronda: 1-2-3-4
4ª ronda: 1-2-1-3-4
5ª ronda en adelante: 1-2-1-3-1-4
Todos los clones Crazy Kong están basados en el orden japonés 1-2-3-4.

www.arcadevintage.es

Personalmente, y ya entrando en el terreno de mi opinión personal, entiendo que el juego original es el Donkey Kong, y que su orden de fases debe ser el japonés 1-2-3-4. El que en USA pusieran ese sistema debe ser porque pensaron que allí gustaría más. A mí me lía bastante. Siempre jugué al modo europeo. Recuerdo haberlo jugado siempre en máquinas que anteriormente tuvieron otros juegos, a las que les pusieron placas de Crazy Kong, y nunca en una máquina con artes dedicados. En la época del Spectrum tuve dos versiones distintas de Donkey Kong, ambas muy malas (el "gomas" no daba para más) pero ni siquiera recuerdo el orden de fases. Eran tan malas que apenas las jugué. Ya con los años llegó la consola Nintendo NES y su versión que era muy fiel a la recreativa original, con la imperdonable ausencia de la segunda fase. Pero yo le tengo un cariño muy especial a todos los Crazy Kong, aún a sabiendas de que son aberraciones horrorosas. Y es porque son mis recuerdos, de experiencias vividas, y que por mucho que nos empeñemos están en la historia de los juegos de máquina recreativa de nuestro país, cosa que Donkey Kong nunca lo estuvo. Ni siquiera una copia que se le pareciera.

David Paturlas Perez

1 comentario: